Las decisiones que entonaron a la ILC

ANDRÉS VILLAMIZAR

LA PATRIA | MANIZALES

La construcción de una nueva cultura organizacional, un plan para intercambiar y aprender de otras experiencias alrededor del mundo, así como la generación de un sistema de información para conocer los costos de producción.

Estas son algunas de las decisiones que elevaron las utilidades de la Industria Licorera de Caldas (ILC) y la enrutaron hacia el camino de la sostenibilidad.

Los resultados de dicha empresa en los últimos 13 años dan cuenta de que entre el 2008 y el 2015 hubo caídas en sus ventas y pocas ganancias. La cosecha de malos resultados generó incluso el debate de privatizarla o venderla.

Sin embargo, posteriormente se inició un plan de crecimiento, al punto de que el año pasado obtuvo ganancias por $78 mil 73 millones, un aumento del 114% frente a los $36 mil 463 millones facturados en 2020, el mejor registro en 16 años.

Cultura Organizacional

Luis Roberto Rivas, gerente de la ILC, aseguró que el nuevo panorama de la compañía, se debe a la implementación de algunas decisiones que recuperaron su sostenibilidad financiera. Una de estas es que cambiaron la forma en que se designaban los gerentes, ya que, normalmente el gobernador de turno repartía estos puestos para pagar favores políticos. “Ahora buscamos y elegimos gerentes que cuenten con la experiencia para el trabajo que van a realizar”, dijo.

De acuerdo con Rivas, otro giro importante, es que antes se relegaban trabajadores talentosos por sus preferencias políticas y no se les dejaba escalar. Ahora eso cambió. “Aquí hay de todo, no les preguntamos si son de izquierda o derecha porque la prioridad es la compañía y todo piensan en el mismo objetivo”, resaltó.

Modelo de costos

Un logro fue crear el modelo de costos, ya que antes no había forma de saber cuánto costaba producir una botella de algún licor. Ahora cada gerente cuenta con estos datos a diario, pero también con información de producción, lo que les permite tener un soporte para tomar decisiones estratégicas y asegurar el futuro de la entidad.

Gracias a este sistema se detectó un 28% de incremento en el costo de materias primas e insumos. Sin embargo, de estas alzas, solo el 8% se trasladó a los clientes y el 20% restante fue solventado entre la compañía y los distribuidores.

Mirar hacia afuera

El Ron Viejo de Caldas Esencial, el Ron Viejo de Caldas Roble Blanco, el Gin Bosque de Indias, la Crema Cheers, y relanzamiento del Aguardiente Amarillo de Manzanares, fueron innovaciones que lanzó la ILC y que respaldan las cifras de crecimiento, ya que en 2021 el 20,4% de las ventas en unidades correspondieron a estos productos.

El secreto detrás de las ideas de innovación provienen de un aprendizaje de recorrer y observar otras experiencias alrededor del mundo, con el fin de aprender, porque hay mucha gente que sabe de ron, de técnicas.

Recorrieron diferentes destilerías de Panamá, Ecuador, República Dominica, Venezuela y otros lugares de Centro América. A raíz de estas visitas el equipo de la ILC descubrió un truco que le ayudó a ahorrar costos de producción, con la reutilización de los barriles de roble blanco, necesarios para el proceso de añejamiento del ron.

“Encontramos un proceso que se llama repotenciación de barriles (ver recuadro barriles), que consiste en cepillarlos, quemarlos y ajustarlos nuevamente. Esta técnica ayuda a que los recipientes duren 12 años”, contó Rivas.

Cada barril tiene un costo de $700 mil, pero repontenciarlo sale por $250 mil, un ahorro de $450 mil por cada uno.

Internacionalización

También instauraron una oficina de Internacionalización para estudiar las oportunidades de mercado en el exterior, entender otras culturas y tomar la determinación de si vale la pena o no incursionar en esas naciones. “A veces se comete el error de tomar decisiones, creyendo que otros países funcionan igual, pero realmente son muy diferentes. Visitamos cada lugar para entender cómo es su mercado. Identificamos que en Colombia se vende mucho en las tiendas, pero en Europa se comercializa en los supermercados de grandes cadenas”, indicó el gerente.

Actualmente, la Licorera tiene presencia en 15 países, incluyendo Estados Unidos, Rusia, México, Chile, Perú, entre otros. En el 2015 estos productos solo llegaban a 5 naciones.

La pandemia

La covid-19 fue la piedra en el zapato de muchas entidades, ocasionando problemas financieros y frenando las ganancias. La ILC no fue ajena a este dolor de cabeza, sufrió un bajón es sus utilidades. La empresa que venía en recuperación, pasó de generar $59 mil 54 millones en 2019 a $36 mil 463 millones en 2020, una caída del 62%.

Sin embargo, la estrategia consistió en aprovechar las plataformas digitales para implementar programas y conciertos digitales, donde llegaron a vender hasta 35 mil botellas de licor, en un gran concierto pueden vender hasta 600 cajas.

La ILC vendió 11 millones 300 mil botellas de ron en Antioquia el año pasado. Este departamento comercializó 300 mil botellas de Aguardiente Antioqueño en Caldas en ese mismo año, según datos de la ILC.

$358 mil 12 millones 666 mil, fueron las ventas en marcas propias de la ILC el año pasado. Un aumento del 51,29% frente a los $236 mil 635 millones 979 mil vendidos en 2020.

Read More

Leave Your Comments

Your email address will not be published.

Copyright 2011-2021. All Rights Reserved